¿Qué son los nitratos y nitritos de sodio en las carnes procesadas? ¿Son realmente dañinos?

El ser humano ha necesitado desarrollar sistemas de preservación de los alimentos por cientos de años para combatir la escasez y las hambrunas.

Los griegos y los romanos utilizaban la sal para conservar la carne y el pescado. Los indígenas nativos de las llanuras de Norteamérica practicaban el ahumado de la carne. En los viajes de exploración del siglo XV y XVI los viajeros dependían para su alimentación de las carnes saladas.

Pero otra historia se empezó a escribir en el siglo XX sobre la conservación y preservación de los alimentos. Con el nacimiento de la industria de alimentos procesados y ultraprocesados surgieron sustancias químicas artificiales para cumplir la función de conservantes.

¿Has oído hablar del nitrato y nitrito de sodio?

Son conservantes que se agregan a los productos cárnicos procesados para mejorar su color rojo, su sabor e impedir el crecimiento de bacterias dañinas. 

En el siglo XX, los productores de alimentos procesados y ultraprocesados descubrieron que el nitrato de sodio interactúa con las bacterias de la carne y se convierte en nitrito de sodio. Esto, impulsó a que los fabricantes empezaran  a añadir nitrito de sodio directamente a sus productos, con las consecuencias al deterioro de la salud, cancer, diabetes tipo 1, enfermedad de Alzheimer, entre otros.

Afortunadamente en los años 70, se descubre y se hace público que el nitrito de sodio se convierte en nitrosaminas, sustancias químicas carcinógenas, cuando se calienta por encima de los 130 grados centígrados.

Las carnes procesadas, ricas en nitritos de sodio contienen nitrosaminas, causantes de enfermedades. Algunos ejemplos de alimentos con alto contenido de nitrito de sodio incluyen: jamón, perros calientes, tocino, salami, salchichas, conservas de carne, carne salada, carne curada, carne ahumada, entre muchos. 

La manera más fácil de reducir tu consumo de alimentos con nitrito de sodio es simplemente cambiar los productos cárnicos procesados por tipos de carne no procesada. Opta por carne cruda que no haya sido ahumada, curada o salada.

Si tus hábitos de comer carnes procesadas como tocino (bacon), perros calientes y embutidos te impide suprimirlos es recomendable leer las etiquetas para revisar que especifiquen “libres de nitritos”.

Sin embargo, lo pertinente es que des prevalencia a una alimentación rica en carnes, verduras, vegetales y frutas frescas. Estás creando una vida sana y saludable.

Evita enfermedades crónicas y optimiza tu salud, limitando el consumo de alimentos con altos contenidos de nitrito de sodio.

Post relacionados

Noticias

Transcripción del video

Hola, soy Adriana Zangarini, Coach de Bienestar y Peso Ideal.

Los alimentos procesados contienen ingredientes artificiales de origen químico que pueden ser perjudiciales para tu salud.

¿Te son familiares las palabras nitratos y nitritos de sodio?

El nitrato y el nitrito de sodio son conservantes que se agregan a los productos cárnicos procesados para mejorar su color rojo y su sabor. Igualmente, se usan para impedir el crecimiento de bacterias dañinas.

Lo que sí está claro es que un alto consumo de nitritos puede estar asociado con riesgo de cáncer, diabetes tipo 1, enfermedad de Alzheimer, entre otros.

Antes de continuar me gustaría contarte un poco de historia sobre cómo se descubrió este ingrediente controversial.

Los métodos de conservación de alimentos “curado” se remontan a miles de años atrás. Los antiguos griegos y romanos, por ejemplo, utilizaban la sal para conservar la carne y el pescado.

En América del Norte, los indios de las llanuras practicaban el ahumado de la carne colgando pescado cerca de leña durante horas y días.

Años más tarde, durante la Era de los descubrimientos, los marineros dependían de las carnes saladas durante los largos viajes de exploración.

A principios del siglo XX, los productores descubrieron que el nitrato de sodio interactúa con las bacterias de la carne y se convierte en nitrito de sodio, lo que impulsó a muchos fabricantes a empezar a añadir nitrito de sodio directamente a sus productos.

Para nuestra suerte, en la década de 1970, los científicos descubrieron que el nitrito de sodio se convierte en nitrosamina cuando se calienta por encima de los 130 grados centígrados.

Las nitrosaminas son compuestos dañinos que están relacionadas con muchos efectos adversos para la salud.

La formación de nitrosaminas tiene lugar cuando los nitritos están en presencia de aminoácidos y están expuestos a altas temperaturas, por lo que es más probable que las carnes procesadas ricas en nitritos contengan nitrosaminas, causantes de enfermedades.

El nitrito de sodio en los alimentos es especialmente frecuente en las carnes procesadas. Algunos ejemplos de alimentos con alto contenido de nitrito de sodio incluyen:

Jamón, perros calientes, tocino, salami, salchichas, conservas de carne, carne salada, carne curada, carne ahumada, entre otros.

La manera más fácil de reducir tu consumo de alimentos con nitrito de sodio es simplemente cambiar los productos cárnicos procesados por tipos de carne no procesada. Opta por carne cruda que no haya sido ahumada, curada o salada.

Si no puedes imaginar dejar de comer perros calientes o tocineta, puedes revisar las etiquetas de los productos que especifiquen “libres de nitritos”.

Sin embargo, te recomiendo mantener la ingesta de estos alimentos de forma moderada, ya que pueden contener otros ingredientes y aditivos cuestionables que pueden ser perjudiciales para tu salud.

Limitar el consumo de alimentos con alto contenido de nitrito de sodio es esencial cuando se trata de minimizar el riesgo de enfermedades crónicas y optimizar tu salud.

Por lo tanto, enfócate en seleccionar más alimentos frescos y nutritivos como parte de una vida sana y saludable.

Ahora, te quiero contar algo, las mejores conversaciones sobre este tópico ocurren directamente en el blog de mi página web www.adrianazangarini.com.

Así que, dirígete hacia allá y por favor deja un comentario ahora.

Mientras estés allí, aprovecha de suscribirte a mi lista de correo electrónico y convertirte en un miembro de la comunidad Nutrición Mente Cuerpo.

Una vez que lo hagas vas a recibir actualizaciones personales, y comentarios e ideas que no comparto en ningún otro lugar.

Recuerda, lo que comemos es la mitad de la historia de una buena nutrición. La otra mitad de la historia es quiénes somos como seres humanos.

Gracias de nuevo por estar aquí y nos vemos en el próximo episodio.

Deja un comentario

- ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD -

Recibirás información y herramientas para lograr tus todos tus sueños

 

Responsable del fichero: Adriana Zangarini 

Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. 

La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. 

Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing ActiveCampaign cuyo titular es ActiveCampaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.

Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a zanga@adrianazangarini.com o ante la Autoridad de Control Encontrarás más información en POLITICAS DE PRIVACIDAD.

Compartir
Twittear
Compartir