Tipos de alimentos primarios que tu cuerpo requiere (y no se comen)


¿Te ha pasado que estás triste y la persona que amas te consuela con sus besos, abrazos, compañía y al instante sientes que la tristeza se disipa como por arte de magia?

En momentos como esos entras en contacto con los alimentos primarios, o fuentes alimentarias de satisfacción.

Te aclaro. Alimento es el nombre o atributo físico de la comida que ingieres. Nutrición son los múltiples procesos que permiten la asimilación de los alimentos y como nos afectan.

Todos los seres humanos nos alimentamos de la comida y de las satisfacciones que se generan en nuestras diversas áreas de vida: seguridad en ti mismo, finanzas, vida laboral, salud, educación, ambiente en el hogar, comida casera, actividad física, relaciones, vida social, creatividad y espiritualidad.

Esas áreas de vida que te hacen sentir satisfacción y alimentan múltiples niveles de tu existencia es lo que se llama alimentos primarios.

La ausencia de satisfacción en tus áreas de vida te genera infelicidad, carencias de amor, fe y esperanza. Esta insatisfacción es la responsable de los atracones y la compulsión con la comida.

Entonces, queda claro que las emociones, positivas o negativas, te alimentan más que cualquier comida.

Te nutres con alimentos primarios o fuentes alimentarias de satisfacción cuando sientes seguridad en ti mismo, tus finanzas están boyante, tu trabajo va en ascenso, estás en óptimo estado de salud, el hogar respira armonía, tus proyectos educativos son reconocidos, tus relaciones afectivas te nutren, tu vida social te satisface, eres creativo en los diversos ámbitos de desempeño y tu espiritualidad es fuente de paz, serenidad y crecimiento.

Cuando estás satisfecho tendrás pocas ganas de comer alimentos secundarios porque estás lleno de las múltiples emociones de sentirte realizado en tus áreas de vida.

Pero cuando sientes que tus áreas de vida están estancadas y son fuentes de tristeza, depresión, ira, frustración, en una palabra, de insatisfacción, sufres una baja de alimentos primarios y necesitas atragantarte de comida secundaria, sin lograr que tu hambre se sacie.

Como puedes ver, los alimentos primarios van más allá de un plato de comida porque nutren la gran variedad de emociones que hacen posible te sientas satisfecho.

Debes tener muy presente que cuando un área de tu vida no funciona afectará tu relación con la comida y con tu cuerpo.En consecuencia, mientras más equilibrados están tus alimentos primarios, menos dependerás de los alimentos secundarios. Por esto, algunas religiones y culturas practican el ayuno para reducir el consumo de alimentos secundarios y beneficiarse de los alimentos primarios.

Post relacionados

Noticias

Lo último en Instagram
Ingresa a mi cuenta de Instagram y comparte con tus amigos.

Subscríbete a mi podcast
Pronto tendré entrevistas con especialistas en Nutrición Mente Cuerpo para profundizar más en temas de vida consciente. Subscríbete aquí

Transcripción del video

Hoy, soy Adriana Zangarini, Coach de Bienestar y Fundadora de la comunidad Nutrición Mente Cuerpo.

Quiero comenzar diciendo que eres lo que comes y tu cuerpo es lo que asimila y absorbe.

Podemos decir que “el alimento” es el nombre o atributo físico de la comida que ingieres, y la nutrición es cómo te afectan o cómo asimila tu cuerpo, dichos alimentos.

Ahora, quiero aclarar que así como te alimentas de la comida, de la misma forma, también te alimentas de las otras áreas de tu vida como tus relaciones, tu vida espiritual, tu profesión, entre otros.

Esas otras áreas de tu vida que te dan satisfacción y te alimentan en otro nivel, es lo que llamamos alimentos primarios.

Cuando te sientes infeliz, sin amor, carente de fé y esperanza, insatisfecho, es casi seguro que aparezcan situaciones como los atracones y las compulsiones hacia la comida.

Está claro que los diferentes tipos de emociones que experimentas en tu vida cotidiana te puede alimentar de forma más completa que cualquier alimento, ya sea de forma positiva o negativa.

Te doy algunos ejemplos.

Recuerdas cuando eras niño que te sentías plenamente lleno cuando jugabas. O cuándo te enamoras, que te sentías que te alimentas de la pura felicidad del momento, o de los empresarios apasionados que se alimentan de su trabajo.

Imagina unos niños jugando con sus amiguitos y a la hora de cenar, su madre los llama diciendo: “¡Es hora de que vengan a comer!”, qué dicen los niños: “¡No mamá! No tenemos hambre todavía”.

En la mesa, la madre se asegura de que los niños no dejen ni un bocado. Los niños, de mala gana, se esfuerzan en comer lo mínimo o se comen todo rápidamente ya que están ansiosos por volver a salir a jugar.

Al final del día, regresan exhaustos y satisfechos. Rápidamente se duermen sin siquiera pensar en comida.

¿Puedes recordar un momento en tu vida en el que estabas profundamente enamorado? Todo lucía brillante y cálido, los colores eran vivos y la vida estaba llena de dicha. De seguro te sentías hinchado de felicidad ante la presencia de tu pareja, sostenido y animado sólo por la feliz conexión que experimentaban. Estabas flotando en el aire y la comida era algo secundario.

Piensa ahora en un momento en el que estuviste involucrado en un proyecto de trabajo muy emocionante. Creías en lo que estabas haciendo con todo el corazón y te sentías confiado y estimulado. El tiempo se detenía y el mundo exterior sencillamente desaparecía. Ya muy tarde, te acordabas de comer.

Ahora, por el contrario, recuerdas alguna vez en la que estabas deprimido o en la que te sentías con la autoestima baja.

En ese preciso momento sufres una baja de alimentos primarios. Está claro que ninguna cantidad de comida secundaria te va a satisfacer. Sin embargo, decides comerte todo lo que está en el refrigerador sin estar consciente que te impulsa a proceder de esta manera, y al día siguiente te sientes mal.

Por eso quiero resaltar que los alimentos primarios van mucho más allá de un plato de comida, ya que te nutren a un nivel más profundo.

Algunas de las áreas de tu vida que pueden estar afectando tu relación con los alimentos son: autoestima o seguridad en ti mismo, finanzas, vida laboral, salud, actividad física, relaciones, y hasta la espiritualidad.

Es decir, a menudo puede sucederte que un área desafiante de tu vida puede estar afectando tu relación con la comida y con tu cuerpo.

Lo que tienes que internalizar es que mientras más equilibrados están tus alimentos primarios, menos dependerás de los alimentos secundarios y de que ocurran los atracones.

Es tan cierto este equilibrio entre alimentos primarios y secundarios que muchas religiones y culturas practican el ayuno para reducir el consumo de alimentos secundarios, abriendo canales para recibir una mayor cantidad de alimentos primarios.

De hecho, uno de mis propósitos en mi programa Renovada y Delgada es darte formación e información sobre el valor de nutrirte con los alimentos primarios y secundarios en equilibrio.

Tómate un poco de tiempo de calidad para explorar tu equilibrio personal entre la alimentación primaria y los alimentos secundarios.

Comparte aquí con nosotros ¿Qué área de tu vida requiere un poco de atención? ¿Cuéntame?

Ahora, te quiero contar algo, las mejores conversaciones sobre este tópico ocurren directamente en el blog de mi página web adrianazangarini.com/blog

Así que, dirígete hacia allá y por favor deja un comentario ahora.

Mientras estés allí, aprovecha de suscribirte a mi lista de correo electrónico y convertirte en un miembro de la comunidad Nutrición Mente Cuerpo.

Una vez que lo hagas vas a recibir actualizaciones personales, y comentarios e ideas que no comparto en ningún otro lugar.

Mantener el peso ideal es una señal física de que estamos en equilibrio.

Sentirnos satisfechos y realizados muestra que nuestra mente y nuestras emociones han encontrado el equilibrio.Gracias de nuevo por estar aquí y nos vemos en el próximo episodio.

2 comentarios en “Tipos de alimentos primarios que tu cuerpo requiere (y no se comen)”

  1. Hola Adriana una de las areas de mi vida que aun estoy trabajando es la ansiedad de hacer las cosas para ya , me cuesta ir poco a poco y sin prisa . Todo tlo realizo rápido

    • Carmen, que bueno saber de ti. Si, eso es algo que le pasa a muchas personas, ya que queremos todo YA. Todo es práctica. Ve a una clase de Yoga, medita así sea una vez a la semana, ve a caminar a un parque… Si ves que requieres apoyo, busca un practitioner de las flores de bach. Si no lo encuentras puedes tomar Rescue, sino si lo sientes puedes tomar IMPATIENTS. Aunque mi recomendación es que vayas a un practitioner. Te envio un gran abrazo.

Deja un comentario

- ÚNETE A NUESTRA COMUNIDAD -

Recibirás información y herramientas para lograr tus todos tus sueños

 

Responsable del fichero: Adriana Zangarini 

Finalidad: envío de mis publicaciones así como correos comerciales. 

La Legitimación: es gracias a tu consentimiento. 

Destinatarios: tus datos se encuentran alojados en mi plataforma de email marketing ActiveCampaign cuyo titular es ActiveCampaign LLC, alojada en EEUU y suscrita al EU PrivacyShield.

Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos enviando un email a zanga@adrianazangarini.com o ante la Autoridad de Control Encontrarás más información en POLITICAS DE PRIVACIDAD.

Compartir
Twittear
Compartir